martes, 16 de abril de 2019

Los Unicitarios y la Palabra “Persona” Aplicada a Dios


Por Julio César Clavijo Sierra
© 2019. Todos los Derechos Reservados.


Desde hace un tiempo, dos trinitarios, el uno llamado Luis Carlos Reyes, y el otro llamado Mike Latorre, han ignorado estas dos verdades:

1. Que dos grupos de personas pueden utilizar los mismos conceptos con una terminología diferente. Por ejemplo, los narradores de fútbol argentinos etiquetan a un deportista que no le pone ganas al juego, como un “pecho frío”, mientras que los narradores de fútbol colombianos dirían que “no suda la camiseta”.

2. Que una sola persona, en diferentes contextos, puede utilizar la misma terminología para conceptos distintos. Por ejemplo, el Señor Jesucristo utilizó a la misma palabra levadura (Gr. Zumé), con connotaciones negativas y positivas. En Mateo 16:6, el Señor Jesucristo la utilizó con una connotación negativa cuando dijo: “guardaos de la levadura de los fariseos y de los saduceos” y en el versículo 12 se aclara que se estaba refiriendo a la mala doctrina de los fariseos y saduceos. Mientras tanto, en Marcos 13:33 Jesucristo la utilizó con una connotación positiva cuando dijo: “El reino de los cielos es semejante a la levadura que tomó una mujer, y escondió en tres medidas de harina, hasta que todo fue leudado”, hablando así del crecimiento del evangelio en medio del mundo.

Por esta falta de cuidado, es que Luis Carlos Reyes y Mike Latorre, han dado rienda suelta a su imaginación, y han inventado dos cosas: (1°) Que los creyentes unicitarios de habla hispana, no creemos lo mismo en cuanto al Ser (u ontología) de Dios que los creyentes unicitarios de habla inglesa, y (2°) que un creyente unicitario cambia su doctrina si antes no utilizaba el término “persona” con respecto a Dios, pero después decide utilizarlo con el significado de “único Ser divino inteligente, que posee una sola mente divina, una sola voluntad divina y una sola conciencia divina”.


¿Los Creyentes Unicitarios de Habla Hispana, No Creemos lo Mismo en Cuanto al Ser (u Ontología) de Dios que los Creyentes Unicitarios de Habla Inglesa? 

Luis Carlos Reyes y Mike Latorre, han dicho que los creyentes unicitarios de habla hispana, no creemos lo mismo en cuanto al Ser (u ontología) de Dios que los creyentes unicitarios de habla inglesa, porque reputados teólogos unicitarios de habla inglesa como David Bernard, Robert Sabin y Jason Dulle, han utilizado el concepto de “persona” aplicándolo a Dios, mientras que por ejemplo, el pastor unicitario Jorge Mendizabal, en su reconocido debate “La Unicidad Vs. La Trinidad”, declaró: “Dice la Palabra de Dios en Juan Capítulo 4 versículo 24 Dios es Espíritu, no persona ni personas, es Espíritu”[1]  y yo escribí en mi libro “Un Dios Falso Llamado Trinidad”, “Llamar a Dios persona es menospreciarlo y limitarlo porque la Biblia dice que Dios es Espíritu (Juan 4:24)”[2]

Al principio del video titulado: “El Problema Unicitario ¿Es, o no Es Dios Una Persona?”, se escucha esta conversación: Dice Luis Carlos Reyes: -“Mire, como usted y yo sabemos, hay muchas cosas teológicas contradictorias que seguidamente se observan con los unicitarios, una de esas cosas es la cuestión de la ontología del Dios unicitario. Como usted sabe, algunos unicitarios más influyentes del mundo habla inglés, abiertamente han declarado que Dios es persona. Pero lo que vemos seguidamente del mundo habla hispana, es que la mayoría de los unicitarios hispanos no creen que Dios es una persona. ¿Tiene algún comentario sobre eso hermano?”-  Ante esto, Mike Latorre responde: -“Bueno, yo en primer lugar, ah, esto demuestra que hay cierta división en el pueblo unicitario que hasta ahora no muchos han mencionado. Creo que nosotros somos de las pocas personas que están sacando esto a la luz”-.  (Sic). (Énfasis mío). [3]

Sin embargo, en el resto de su video, estos dos sujetos, Reyes y Latorre, no dan ni una sola prueba que demuestre que hay diferencia o contradicción entre la ontología de Dios que creemos los unicitarios de habla hispana y los de habla inglesa. Todo lo contario, lo único que Reyes y Latorre  hacen, es demostrar que todos los unicitarios, independientemente de nuestro origen, creemos lo mismo respecto a la ontología divina, aunque en ocasiones utilicemos terminología diferente.

Al mirar en contexto lo dicho por el hermano Jorge Mendizabal en su debate, como lo dicho por mí en mi obra “Un Dios Falso Llamado Trinidad”, cualquiera puede darse cuenta que nosotros estamos utilizando la siguiente definición de “persona” que trae el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española: “Individuo de la especie humana”. Por eso es que dentro de ese contexto, nosotros decimos que a Dios no se le debe llamar persona, porque Dios es Espíritu.

De otro lado, Reyes y Latorre citan al teólogo unicitario de habla inglesa Jason Dulle, como mostrando que Él nos contradice al hermano Mendizabal y a mí. El artículo que toman de Jason Dulle, es uno que se titula “Dios es Una Persona”. Curiosamente, al principio de ese artículo, Jason Dulle dice: “Me he encontrado con varios pentecostales unicitarios que no solo objetan el concepto trinitario de Dios como “tres personas”, sino que se oponen a llamar a Dios una “persona”. En mi opinión, sí es apropiado referirse a Dios como una persona”[4] Nótese que aquí el hermano Jason Dulle, no dice que él se ha encontrado solamente con creyentes hispanos que objetan que a Dios se le deba llamar persona, sino que da a entender que eso le ha pasado en el mundo de habla inglesa. Así que aquí se destruye el argumento falaz de Reyes y Latorre, que intenta crear una dicotomía entre el pueblo unicitario de habla hispana y de habla inglesa.

Cuando Reyes y Latorre citan de Jason Dulle el concepto de “persona” aplicado a Dios que aparentemente el hermano Jorge Mendizabal y yo no creemos, leemos que el hermano Jason Dulle dice:

“Personas” es aplicado a algo más que a los seres humanos. Una persona es en concreto una sustancia inmaterial consciente, un individuo de sustancia racional, el conjunto de características que conforman una personalidad individual, un yo, el ego, definiendo quién pertenece a una sustancia genérica particular. Cualquier ser que sea un sujeto consciente, racional, pensante, sujeto de diversas experiencias, es una persona. Tanto los ángeles como Dios se ajustan a esta descripción, y por lo tanto son personas: Dios es una persona divina, los ángeles son personas angelicales, y los humanos son personas humanas. Los humanos son personas encarnadas, mientras que Dios y los ángeles son personas incorpóreas (por lo menos, aparte de Cristo). [5]

La definición dada por el teólogo Jason Dulle, derriba por completo al argumento de Reyes y Latorre, pues cualquier unicitario, independientemente de que acepte que a Dios se le deba llamar o no persona, acepta que Dios es “un sujeto consciente, racional, pensante, sujeto de diversas experiencias”. Así que una distinción en terminología no significa necesariamente una distinción conceptual. La perversión del argumento de Reyes y Latorre, partió del error de crear una caricatura en la que ellos dijeron que “la mayoría de los unicitarios hispanos no creen que Dios es una persona”, cuando lo que realmente debieron decir fue: “la mayoría de los unicitarios hispanos no creen que a Dios se le deba llamar persona, porque la mayoría de ellos toman la definición de persona como individuo de la especie humana”. Como estos señores Reyes y Latorre no quieren hablar con la verdad, entonces por eso han creado argumentos falaces que demuestran en todo sentido su falta de honestidad, y es por esto que no debemos maravillarnos de que otros exponentes trinitarios no los hayan seguido en un argumento tan desdichado.


¿Alguien se Vuelve un Falso Maestro por Utilizar o No el Término “Persona” Aplicado a Dios? 

“Las palabras y el idioma tienen como objetivo y meta primordial comunicar pensamientos, y si esto se logra, entonces la pronunciación pasa a segundo plano”. [6] Así que en los asuntos teológicos más que la utilización de un término, lo que se debe examinar es que el concepto que se está transmitiendo a través de dicho término no contradiga la enseñanza bíblica.

Como ya lo aclaré anteriormente, en mi libro “Un Dios Falso Llamado Trinidad” que fue publicado en el año 2007, yo siempre utilicé “persona” significando “Individuo de la especie humana”, y fue en ese sentido que aclaré que al usar la palabra “persona” bajo ese concepto, este nunca puede ser aplicado a Dios porque Él es Espíritu, no hombre.

Posteriormente, en muchos de mis artículos y de mis videos, he decidido utilizar el concepto de “persona” aplicado a Dios, bajo otro significado que trae el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, que es “Supuesto inteligente”. Así, he dicho que bajo esta definición de “persona”, Dios es Una Sola “Persona” Divina, pues posee una sola Alma Divina (Proverbios 6:16), un solo corazón divino (Jeremías 7:31), una sola mente divina (Jeremías 32:35 LBLA), una sola voluntad divina (1 Crónicas 13:2) y un solo Espíritu divino (Joel 2:28).

Sin embargo, Luis Carlos Reyes ha dicho en un video, que “el señor Julio César Clavijo… ahora a completamente cambiado su punto de vista en cuanto a Dios… Clavijo ahora está enseñando que Dios es una persona… ¿Entonces cuál es la doctrina falsa? ¿La que enseñó antes Clavijo, o la que está enseñando ahora?”[7]

Aparte de la palabrería de Luis Carlos Reyes, él no da una sola prueba de que yo haya cambiado la doctrina que siempre he creído respecto a la Unicidad de Dios, pues nunca podrá demostrar que yo haya dejado de creer que hay un solo Dios/Padre/Eterno/Omnipotente, etc., que se ha manifestado en la carne como un Hijo/Hombre/Pariente/Siervo/Cordero. Así que lo que Luis Carlos Reyes debió decir, pero que su terquedad no lo dejó decirlo, es que “el señor Julio César Clavijo utilizó en su libro “Un Dios Falso Llamado Trinidad” a la palabra “persona” significando “individuo de la especie humana” pero posteriormente lo ha venido utilizando con el significado de “supuesto inteligente”, por lo cual Julio César Clavijo todavía está enseñando la misma doctrina que siempre ha enseñado, aunque últimamente ha decidido incorporar el término “persona” a su teología, para decir que Dios es una sola “Persona” divina, ya que posee una sola Alma divina (Proverbios 6:16), un solo corazón divino (Jeremías 7:31), una sola mente divina (Jeremías 32:35 LBLA), una sola voluntad divina (1 Crónicas 13:2) y un solo Espíritu divino (Joel 2:28)”. Si hubiera hecho eso, Luis Carlos Reyes habría hablado con la verdad, pero él no puede hacerlo. Decir que yo he cambiado mi doctrina, es como si se dijera que el Señor Jesucristo cambió su doctrina porque en cierta ocasión él utilizó el término “levadura” de manera negativa (ver Mateo 16:6) y en otra ocasión de manera positiva (ver Mateo 13:33).


Los Trinitarios y su Problema con el Uso del Término “Persona”

Toda la discusión anterior, demuestra no la falta de rigor académico de Luis Carlos Reyes, pues él no es ningún académico, sino su completa deshonestidad, pues no trata el asunto verdadero sobre el uso del término “persona” en la teología unicitaria, sino que además esconde en sus videos que dentro de la teología trinitaria también se ha dado una controversia milenaria sobre el uso del término “persona” con relación a Dios.

Luis Carlos Reyes no es ignorante de eso, pues precisamente en el debate escrito sobre Juan 1:1, que sostuvo conmigo, él dice en la página 122, que los trinitarios de ayer utilizaron el concepto de persona de una forma distinta a la que se utiliza hoy, y que durante todo el tiempo de existencia de esa doctrina trinitaria, el término “persona” se ha usado por los trinitarios con mucha resistencia, de mala gana y con mucha calificación. Veamos las propias palabras de Luis Carlos Reyes.

“Debería estar claro que el sentido común del término “persona” hoy no comunica el sentido y la intención original por los trinitarios del pasado cuando aplicaban este término a Dios. De hecho muchos trinitarios (ambos pasado y presente) han sido incómodos con la aplicación de este término para describir a Dios, y así han utilizado el término de mala gana, y con mucha calificación. Por ejemplo, dice J. N. D. Kelly de Agustín: “Agustín reconoce que ellos son tradicionalmente designados Personas, pero es claramente infelíz sobre el término; probablemente esto le comunicó la sugerencia de individuos separados… Incluso hoy algunos teólogos trinitarios actualmente han optado ya no usar este término… Esto es de hecho lo que muchos teólogos han hecho en el pasado como Agustín, Aquinas, y Calvino, los cuales todos usaron el término “persona” de mala gana y con mucha calificación. Así que la idea de usar el término “persona” de mala gana no es algo nuevo para los trinitarios.  (Sic). (Énfasis mío). [8]

Si nosotros quisiéramos levantar un falso testimonio como el que Mike Latorre y Luis Carlos Reyes han levantado contra nosotros, podríamos inventar que los trinitarios que usan el término “persona” de mala gana y con mucha resistencia, difieren por completo en cuanto a la ontología del dios trinitario con los que sí usan el término “persona” de buena gana. Pero por supuesto, nosotros no vamos a caer en ese mal ejemplo y en esa demostración de ignorancia tan descomunal.

En la página 123 del mismo debate en línea sobre Juan 1:1, Luis Carlos Reyes reconoce que en el campo trinitario se han dado controversias en cuanto al uso de términos, pero esto no implica que necesariamente se estén tratando conceptos distintos. Veamos:

“En el año 362 DC en el concilio de Alejandría (con Atanasio presente)…  Entre los que precedían en el concilio habían unos que decían que Dios era un solo Dios en “tres hupóstasis” (ὑπόστασις), y otros que creían en un solo Dios que existía como “un hupóstasis.” Al final se clarificó que ningunos de estos grupos realmente negaban la distinción personal en la esencia de Dios, e igualmente ninguno de estos grupos dividían a Dios en “tres partes” ni lo hacían en “tres Dioses”; sino que los dos grupos diferentes estaban utilizando terminología diferente para señalar básicamente la misma idea. En realidad los dos lados creían básicamente igual y la mayoría del problema era de lenguaje. (Sic). (Énfasis mío). [9]

Todo esto indica que Luis Carlos Reyes y Mike Latorre utilizan un doble estándar para medir las controversias respecto al uso de términos o palabras. Si estas se dan dentro del campo unicitario, implican diferencias doctrinales muy serias, y hasta el cambio de posiciones doctrinales. Pero si estas se dan dentro del campo trinitario, solo deben entenderse como el uso de terminología diferente para señalar las mismas ideas. ¡Qué forma tan miope de ver el mundo!


Referencias

[1] Jorge Mendizabal. Ponencia en “El Gran Debate La Unicidad Vs. La Trinidad”.
https://fe-biblica.blogspot.com/2008/07/es-dios-una-trinidad.html
[2] Julio César Clavijo Sierra. Un Dios Falso Llamado Trinidad. © 2007. Pág. 222.
[3] Luis Carlos Reyes y Mike Latorre. Video: El Problema Unicitario ¿Es, o no Es Dios Una Persona?
https://www.youtube.com/watch?v=6NdvL4aeMgI&t=514s
[4] Jason Dulle. Dios Es Una Persona.
http://fe-biblica.blogspot.com/2018/07/dios-es-una-persona.html
[5] Ibidem.
[6] Jason Dulle. Consideraciones Sobre el Uso del Nombre Jehová.
http://fe-biblica.blogspot.com/2011/12/es-jehova-el-nombre-de-dios.html
[7] Luis Carlos Reyes. Video: “Prueba que Julio César Clavijo Sierra ha Enseñado Doctrina Falsa” https://www.youtube.com/watch?v=iHIehJCYR8Q&t=2s
[8] Luis Carlos Reyes. Debate en Línea Sobre Juan 1:1, sostenido con Julio César Clavijo, © 2011, pág. 122.
[9] Ibídem, pág. 123.


No hay comentarios:

Publicar un comentario