miércoles, 1 de junio de 2011

¿La Historia de la Iglesia es un Arma Contra los Apostólicos de la Unicidad?


Por Killmon Bobby, © Todos los derechos reservados.
Traducido por Julio César Clavijo Sierra, año 2011.

Los trinitarios han dicho que el estudio de la Historia de la Iglesia es una de sus principales armas contra los pentecostales apostólicos. Este es un desgastado argumento contra nosotros, con el cual se ha dicho que rápidamente nos ponemos a tambalear. Algunos han argumentado que si Jesús dijo: "Las puertas del infierno no prevalecerán contra la Iglesia…" ¿Entonces por qué parece haber una incompatibilidad con el apego a la Unicidad por parte de los creyentes a lo largo de la historia de la Iglesia? Entonces la pregunta es: ¿Es verdad que la historia de la Iglesia es un arma contra nosotros como Apostólicos y gente de la Unicidad?

Una mirada más detallada a este argumento (y a aquellos que lo secundan), nos muestra que los prejuicios teológicos de los trinitarios los conducen no solo a malinterpretar las Escrituras, sino que también los llevan a malinterpretar la historia. Hay un gran número de estudiosos e historiadores, que son cada vez más honestos en su evaluación de los hechos históricos. La idea de que la Trinidad fue aprobada de manera uniforme desde los primeros tiempos de la iglesia, o incluso después, no es sostenible en la mayoría de los círculos teológicos de hoy. [Véase por ejemplo: La Cristología del Nuevo Testamento de Oscar Cullman, Cristología en Formación de James D. G. Dunn, La Fe Cristiana de Hendrikus Berkhof, La Temprana Experiencia de lo Divino de Luke Timothy Johnson, y muchos otros].

Incluso, escritores trinitarios de la antigüedad, reconocieron que sus creencias particulares no eran indicativas de la mayoría de los creyentes de su tiempo, esto aun en doctrinas relacionadas con la divinidad y la salvación, que fueron consideradas por la mayoría de creyentes como invenciones corruptas, pues la mayoría de los creyentes se ajustaban a otros puntos de vista. Por ejemplo, Tertuliano dijo en su obra "Contra Práxeas", que la mayoría de la gente de su tiempo rechazó sus opiniones (las de Tertuliano). Dijo que la "mayoría de los creyentes", a quienes catalogó como "gente sencilla", fueron adversas para creer a su doctrina de una pluralidad de tres personas en la Deidad. Esto demuestra que Tertuliano no se contaba dentro de la mayoría de los creyentes de los siglos segundo y tercero.

También hay que recordar que la historia la escriben los “vencedores”. Cuando el punto de vista trinitario se convirtió en la posición popular en varios lugares y tiempos, aquellos líderes trinitarios a menudo asesinaron a sus opositores y quemaron sus obras. Usted podría haber sido asesinado por tener la copia de un "libro prohibido". El hecho de que ciertos documentos hayan sido citados a pesar de estar en la lista de libros prohibidos, muestra que estos tuvieron gran influencia, y que la gente estaba dispuesta a preservar estas obras, aún cuando esto pudiera significar un peligro personal.

La mayoría de los que sugieren que nos vemos perjudicados por el argumento de que la Historia de la Iglesia es una de las principales armas contra los apostólicos de la Unicidad, no podrían sostenerse de pie al levantar este mismo argumento polémico contra sí mismos. Si el mayor número de seguidores fuera el que hiciera verdadera a una cierta doctrina, entonces tendríamos que ser católico-romanos, o quizás identificarnos con los musulmanes. Así, la mayoría de nuestros contradictores caerían como presa de la misma espada que ellos levantan contra los Apostólicos. Pero nosotros nos basamos en el principio de la “Sola Scriptura”, que dice que la Escritura es la única norma para la doctrina. Un estudio de la Historia de la Iglesia, demostrará que en todas las edades siempre ha existido gente que ha creído en la Unicidad de Dios. El punto es que no importa que muchos se aparten de la verdad, la Palabra de Dios es nuestra norma.

2 comentarios:

  1. CRISTOLOGÍA LAICA GRECO ROMANA: La Epístola apócrifa de los Hechos de Felipe, expone al cristianismo como continuación de la educación en los valores de la paideia griega (cultivo de sí). Que tenía como propósito educar a la juventud en la “virtud” (desarrollo de la espiritualidad mediante la práctica continua de ejercicios espirituales, a efecto de prevenir y curar las enfermedades del alma, para alcanzar la trascendencia humana) y la “sabiduría” (cuidado de la verdad, mediante el estudio de la filosofía, la física y la política, a efecto de alcanzar la sociedad perfecta). El educador utilizando el discurso filosófico, más que informar trataba de inducir transformaciones buenas y convenientes para si mismo y la sociedad, motivando a los jóvenes a practicar las virtudes opuestas a los defectos encontrados en el fondo del alma, a efecto de adquirir el perfil de humanidad perfecta (cero defectos) __La vida, ejemplo y enseñanzas de Cristo, ilustra lo que es la trascendencia humana y como alcanzarla. Y por su autentico valor propedéutico, el apóstol Felipe introdujo en los ejercicios espirituales la paideia de Cristo (posteriormente enriquecida por San Basilio, San Gregorio, San Agustín y San Clemente de Alejandría, con el pensamiento de los filósofos greco romanos: Aristóteles, Cicerón, Diógenes, Isócrates, Platón, Séneca, Sócrates, Marco Aurelio,,,), a fin de alcanzar los fines últimos de la paideia griega siguiendo a Cristo. Meta que no se ha logrado debido a que la letrina moral del Antiguo Testamento, al apartar la fe de la razón, castra mentalmente a sus seguidores extraviándolos hacia la ecumene abrahámica que conduce al precipicio de la perdición eterna (muerte espiritual)__ El reto actual, es formular un cristianismo laico que se pueda vivir y practicar, no en y desde lo religioso y lo sagrado, sino en y desde el humanismo, la pluralidad y el sincretismo, a fin de afrontar con éxito los retos de la modernidad. Es tiempo de rectificar retomando la paideia griega de Cristo (cristianismo grecorromano), separando de nuestra fe el Antiguo Testamento y su religión basura que han impedido a los pueblos cristianos alcanzar la supra humanidad. Pierre Hadot: Ejercicios Espirituales y Filosofía Antigua. Editorial Siruela. http://es.scribd.com/doc/33094675/BREVE-JUICIO-SUMARIO-AL-JUDEO-CRISTIANISMO-EN-DEFENSA-DE-LAS-RAICES-CRISTIANAS-DE-EUROPA-LAICA

    ResponderEliminar
  2. Hola Rodolfo Plata, gracias por participar en mi blog Jesús el Único Dios.

    Te invito a que por favor, si deseas participar en nuevas ocasiones haciendo comentarios en mi blog, te concentres en los asuntos tratados en los artículos que se presentan y no en otros asuntos. ¿Qué tienen que ver tus ideas sobre el humanismo con relación a la historia de la iglesia del nombre de Jesús, o creyentes en la Unicidad de Dios?

    Los Hechos de Felipe datan de la primera mitad del siglo IV, unos 250 años después de la muerte de Felipe, así que es imposible que hayan sido escritos por ese apóstol. La autoría de ese libro apócrifo es de dudosa procedencia, y su argumentación no proviene del cristianismo bíblico, sino de algunos grupos que mezclaron filosofía griega con algo de Biblia, y por eso mintieron al decir que el cristianismo es la continuación de la paideia griega, o el cultivo de los seres humanos por medio del estudio de la filosofía, la física y la política a efecto de alcanzar la sociedad perfecta. El cristianismo no es la continuación de la paideia griega, sino que es más bien el poder de Dios para traer salvación al hombre, regenerarlo, perdonar sus pecados, darle novedad de vida e introducirlo en el Reino de Dios.

    La humanidad perfecta de Cristo Jesús, en efecto “ilustra lo que es la trascendencia humana y como alcanzarla”, pero su propósito no es el de alcanzar los fines últimos de la paideia griega, sino más bien mostrarle al hombre que Dios está interesado en rescatar al hombre del poder y de los efectos del pecado, lo cual se logra por mantener una comunión íntima con Dios y obedecer el plan de salvación (Hechos 2:38).

    El humanismo que tú predicas, busca la perfección del hombre a través de ejercicios espirituales realizados en su propio mundo interior, pero el cristianismo busca la perfección del hombre por medio de ser lleno de Dios y obedecer sus mandamientos, es decir, por medio de la vida del Espíritu Santo en nuestro interior. Separar a Cristo de lo religioso y lo sagrado, es querer utilizar a Cristo para difundir algo completamente diferente a las enseñanzas de Cristo. Cristo es el cumplimiento de la Ley, por lo tanto es falso decir que el entendimiento del Antiguo Testamento pervierte nuestra imagen de Cristo, pues por el contrario, lo que hace es fortalecerla. Cristo es Dios mismo manifestado en carne, por lo tanto lo sagrado y religioso está ligado necesariamente con él. El “Cristo” del humanismo, no puede hacer lo que hace Jesucristo.

    ResponderEliminar